Seleccionar página

Bienvenidos a un nuevo capítulo de la conspiranóica y enigmática historia de la desaparición del vuelo de Malaysian Airlines MH370. Nuevos datos saltan a la parrilla de información esta semana, donde se baraja la intervención de una mano humana, a bordo del vuelo, con total voluntariedad, que tendría como único objetivo desviar o hacer desaparecer el vuelo de Malaysian Airlines.

No es la primera que esta hipótesis sale a la luz, en muchos programas de radio donde he hablado de este tema he comentado la posibilidad (con casi total seguridad) que quien sea quien fuese el responsable de la desaparición del avión, lo hizo a mano y desde dentro. Si esta información se confirma, si se confirma que los datos del vuelo fueron hackeados para ocultar el verdadero rumbo y ruta del avión, estamos ante un caso de mentiras mundiales, por parte de las autoridades, de un calibre infinito dado que se nos ha vendido con tanta insistencia que los restos del MH370 aparecieron en las costas sudafricanas que nos obligaban casi a cerrar el caso…pero en falso. La información que recoge el periódico “El Confindencial” es muy explícita sobre este tema.

El MH370 se desvaneció de los radares mientras atravesaba el Océano Índico meridional y la hipótesis que se establece es que se estrelló en este mismo lugar. Pero después de una búsqueda intensiva de más de 4 años para dar con las causas del accidente, no hay ni rastro de la aeronave. En total, se han llegado a invertir hasta 140 millones de dólares australianos financiada por los contribuyentes para sumergir equipos de investigación que sondearon 1.190 metros cuadrados de fondo marino sin resultado. Ahora, una nueva revelación ofrecida por un francés que perdió a su esposa y a sus dos hijos adolescentes en la tragedia puede ofrecer más datos sobre lo ocurrido.

Ghyslain Wattrelos, un ciudadano francés, lleva todo este tiempo investigando por su cuenta y de forma independiente para intentar llegar a una conclusión. Ahora, ha pedido reunirse con el FBI en Estados Unidos para revisar todos los datos del vuelo al encontrar “inconsistencias” en la versión oficial de los hechos y la presencia de “extraños” pasajeros a quienes “hay que seguir investigando”, según informa ‘The New York Post’. Con estas afirmaciones se refiere a la hipótesis de que la información de vuelo del MH370 pudo haber sido hackeada para ocultar la ruta final del avión antes de que se perdiera comunicación vía satélite.

Wattrelos ha estado investigando con la Gendamarie Air Transport (GTA), un brazo del ejército francés, todo lo relativo a la desaparición del MH370. Es aquí cuando entra en juego la “tercera entidad” a la que se refiere, la cual podría tener información útil y un software que permitió hackear la unidad de comunicaciones satelitales del avión, conocida como SATCOM. Incluso se llegó a identificar a un pasajero malayo experto en aeronáutica que se se sentó cerca del software y pudo haberlo hackeado. Naturalmente, esta versión todavía no está confirmada y la incógnita sobre lo sucedido con el MH370 sigue en pie.

“Estamos un poco enfadados, ya es hora de que Estados Unidos colabore con este tema”, asegura Wattrelos en ‘The New York Post’. “Es necesario ir allí porque se encuentran 3 entidades que tienen información importante para comprender qué sucedió en ese vuelo”. Pero, ¿quiénes son esas tres personas a las que se refiere el familiar de las víctimas?

La antena de comunicaciones de un avión se comunica a partir de una serie de satélites llamados Inmarsat. Días posteriores a la desaparición, sus datos se utilizaron para trazar la trayectoria del MH370 antes de que cayera. Sin embargo, si la información fue hackeada desde el interior del Boieng 777, la ruta no pudo ser la correcta, y todo este tiempo se estuvo buscando en el lugar equivocado. ¿Por qué los peritos franceses comandados por Wattrelos quieren acudir al FBI? Debido a que quieren recabar toda la información que la agencia de inteligencia y la empresa aeronáutica tienen en su poder para desentrañar la verdad ante tales sospechas. Además, todos los intentos por conseguir información del Boeing han sido un fracaso hasta ahora. La compañía se basa en que mucho de lo solicitado entra en la categoría de “secretos de la industria” que de ninguna forma pueden ser revelados.

A decir verdad, la versión de Wattrelos y las autoridades francesas dibuja un entramado conspiranoico difícil de explicar o asimilar; sostienen que esa “tercera entidad”, empresa o individuo, es la que diseñó el software para que un informático oculto como pasajero más hackeara la SATCOM (la antena satelital). El origen de este pasajero sigue debatiéndose a diestro y siniestro en los medios de comunicación anglosajones. Hay informaciones que apuntan a que se trata de un iraní que antes de coger el vuelo escribió un post en Facebook a sus amigos pidiendo que rezaran “a Alá por su alma”. ‘The Daily Mail’ va aún más allá. Apunta a que los restos de avión encontrados en la Isla Reunión en julio de 2015 pudieron ser “depositados” por alguien para confundir a los investigadores y sumar más misterio al suceso.

“La clave está en los datos arrojados por el satélite del avión, que o bien están equivocados o han sido pirateados”, afirma Wattrelos. Aunque todavía no se sabe la causa, el familiar afectado tiene un objetivo claro: SITA, una empesa que suministra comunicaciones a Malaysia Airlines a través de radio VHF y satélites Inmarsat para la aviónica ACARS (Sistema de información y notificación de comunicaciones de la aeronave) a su flota.

Por otro lado, el ingeniero y experto en aviación Víctor Iannello, quien fue miembro del Grupo Independiente de asesores que participaron en la búsqueda del MH370, duda de que los franceses vayan a descubrir alguna prueba de que los datos se hubieran pirateado o eliminado de forma deliberada. “Aunque ha habido un abrumador consenso de que el avión se estrelló en el Océano Índico, los esfuerzos de los investigadores no han logrado ubicar el campo de escombros en el fondo marino. Es poco probable que Boeing proporcione a estos investigadores privados franceses datos que todavía no se han hecho públicos, así como que el FBI se preste a revelar información sobre asuntos relacionados con investigaciones pasadas o en curso”, redactó en su blog. ” Están en un callejón sin salida”, concluyó.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies, politica de privacidad y la aceptación de nuestra política de cookies, Política de privacidad pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies