Seleccionar página

Bienvenido a bordo de nuevo, amigos de los Misterios Aéreos. Hablando con un compañero de base en una tranquila tarde de guardia, recordábamos el famoso tema de los círculos de las cosechas que durante décadas ha ido creciendo en fama y notoriedad. Es un gran seguidor de Carl Sagan mi compañero y salió el tema del mensaje que en su día él, en conjunto con la NASA, envió al espacio.

Como todos sabéis, Carl Sagan fue astrónomo, astrobiólogo, cosmólogo y astrofísico, además de escritor y gran divulgador científico. Uno de sus mayores retos fue impulsar la búsqueda de inteligencia extraterrestre a lo largo del espacio a través del famoso programa SETI (Search for Extra Terrestrial Intelligence). También llegó a conseguir una demostración experimental de la producción de aminoácidos mediante radiación y a partir de reacciones químicas básicas. Su compañero Edwin Ernest Salpeter y él, llegaron a plantear la posibilidad de la existencia de vida en las nubes de Júpiter, dada la composición de la densa atmósfera del planeta, rica en moléculas orgánicas.

Carl Sagan y sus colegas diseñaron, crearon y lanzaron en 1974 un mensaje, bautizado como “Mensaje Arecibo”, al espacio por ondas de radio en una ceremonia especial para celebrar la remodelación del radiotelescopio de Arecibo en Puerto Rico. El mensaje fue la emisión más poderosa jamás emitida deliberadamente hacia el espacio desde nuestro planeta. El mensaje consistía en un mensaje pictórico y tenía una longitud de 1679 bits; fue enviado en dirección hacia un cúmulo de estrellas en concreto, el llamado Cúmulo Globular, también conocido como M13 (ya que se trata del objeto Nº13 del Catálogo Messier de objetos celestes). Este objeto celeste está situado en dirección hacia la constelación de Hércules, a una distancia de unos 25.000 años luz y está formado por nada más y nada menos que 400.000 estrellas.

La señal de radio junto con el mensaje, representaba la ubicación de nuestro planeta en nuestro sistema solar, los principios básicos de nuestra matemática y ciencia y la antena de la NASA utilizada para transmitir la señal, con la esperanza de que fuera interpretada por una inteligencia extraterrestre en algún lugar del cosmos. El número 1679 fue elegido porque es el producto de dos números primos y por lo tanto sólo se puede descomponer en 23 filas y 73 columnas o 23 columnas y 73 filas, de forma que quien lo lea decida organizar los datos en forma de cuadrilátero. Hay 8 posibles configuraciones (las 8 simetrías de un mismo patrón) que muestran un dibujo no aleatorio. De esas 8 configuraciones sólo la información organizada de la segunda manera (23 columnas y 73 filas), con los unos y ceros ordenados de izquierda a derecha y de arriba abajo genera información coherente. Es información sobre nuestro planeta Tierra y sobre la raza humana.

Para descifrar el mensaje antes hay que identificar los unos que son separaciones de información y los ceros que son fondo del dibujo. Es decir; hay que separar los unos y ceros que forman parte de números (en binario) de los unos y ceros que no forman parte de números.

Mensaje Arecibo enviado al espacio en 1974 por Carl Sagan y el equipo de la NASA desde el radiotelescopio de Arecibo, en Puerto Rico.

El mensaje incluía detalles sobre los seres humanos, tales como nuestro aspecto físico y código de ADN. La señal era un millón de veces más fuerte que la típica transmisión de televisión. 27 años más tarde, en el año 2001, el fenómeno de los Crop Circles (Círculos de las Cosechas) cobró gran atención cuando un patrón en forma de respuesta a la emisión de 1974 apareció justo al lado del telescopio más grande de Gran Bretaña, el Chilbolton. Es uno de los círculos de cultivo más sorprendentes que jamás han aparecido, independientemente de valorar o pensar si ha sido creado por seres humanos o por una inteligencia extraterrestre.

Encima está una imagen de lo que parece ser la respuesta al mensaje enviado en 1974  por la NASA. Sólo que esta vez, el mensaje describe un sistema solar diferente, una imagen del remitente (al igual que en el mensaje original de la NASA), ADN no humano y una antena de microondas, en lugar de la antena de onda de radio que fue representada en la nuestra. En su día fue catalogado como un engaño, como la mayoría de los crop circles de acuerdo a la corriente principal. La cara que ves apareció 3 días antes de la imagen rectangular.

La cara representó una nueva técnica en la generación de círculos de cosecha, una técnica de de pixelado de pantalla que juega con los contrastes y es la que también se utiliza para imprimir una cara en una hoja de papel. Lo que también es interesante observar es el hecho de que la señal de la antena de microondas en este círculo de cultivo también apareció un año antes en el mismo campo.

El mensaje de Arecibo enviado al espacio estaba en binario y pensaron que sería adecuado para la fuente de un documento desclasificado NSA (Agencia de Seguridad Nacional) titulado “Clave para los Mensajes Extraterrestres”. Este documento revela que existen hasta 29 mensajes desde el espacio ultraterrestre que han sido recibidos en nuestro planeta sin que la sociedad se haya enterado ni se haya hecho publico y también parecen estar en alguna forma binaria. El título del documento por sí solo es bastante chocante dado el hecho de que viene directamente de la NSA.

“Datos curiosos sobre los Círculos de las Cosechas”

No mucha gente es consciente del hecho de que el fenómeno del Crop Circle es muy real. Que suceden en todo el mundo y ha habido informes de ellos durante décadas. Algunos de estos diseños son tan complejos y elaborados que han desconcertado completamente a espectadores, investigadores y científicos por igual. No sólo eso, muchos de los diseños son a menudo cargados electrostáticamente, generalmente con los nodos de algunos de los tallos de la planta explotados hacia fuera en un lado. Algunos de ellos también están llenos de extrañas partículas magnéticas. Este efecto se logra mediante un calentamiento de microondas muy localizado, que hace que el agua dentro de las plantas se vaporice y desaloje, dejando así el material completamente a un lado.

Este hecho ha llevado a algunos físicos a publicar trabajos sobre el fenómeno, concluyendo que los perpetradores (que nunca han sido capturados en el acto de hacer un círculo en cualquier lugar) están usando dispositivos GPS, láseres y microondas para crear estas asombrosas formas geométricas de arte). Otros físicos, como el Dr. Terence Meadon, han explicado que la energía luminosa involucrada es el resultado de fenómenos atmosféricos.

Por lo tanto, si los fabricantes de círculos son realmente humanos, estamos ante un grupo extremadamente avanzado y artístico de gente con una enorme cantidad de recursos a su disposición. Pero desde luego, es una posibilidad bastante lejana y es mucho más probable que una civilización exterior ya nos esté contactando.

Hasta el próximo vuelo del misterio, amigos ….

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies, politica de privacidad y la aceptación de nuestra política de cookies, Política de privacidad pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies