Seleccionar página

Bienvenidos a bordo, amigos de los Misterios Aéreos. Como la actualidad manda, me ha sorprendido la noticia que nos llega del pasado 7 de Febrero de 2019, publicada en los medios locales de comunicación de Palma de Mallorca, en las Islas Baleares, España.

Según recoge www.ultimahora.es en su sección local de Palma de Mallorca, en la madrugada del 7 de Febrero de 2019, los vecinos de varios barrios de Palma de Mallorca no podían conciliar el sueño debido al misterioso y constante ruido que entraba por sus ventanas aquella noche. Según algunos testigos procedía de la zona de Son Rossinyol. Sin embargo otros se lo atribuían a la bocina de un barco fondeado en la bahía de Palma.

 

Los vecinos de varios barrios de Palma de Mallorca no podían conciliar el sueño debido al misterioso y constante ruido que entraba por sus ventanas aquella noche. Nos hace recordar el famoso caso del ruido «HUM», escuchado en muchas partes del mundo.

Para los vecinos del barrio del Coll d’en Rabassa el ruido también era insoportable e imposible para poder conciliar el sueño. Comenzaron a surgir las denuncias en los teléfonos y centralita de la Policía Nacional y de las autoridades locales de Palma. El hecho se fue corriendo de boca en boca entre los vecinos de Mallorca mientras todos eran capaces de escuchar el misterioso ruido a través de sus ventanas y balcones. En Twitter se publicaron los audios con el ruido y los vecinos intercambiaban el hecho a través de mensajes de Wassap.

Tras las primeras pesquisas, la Policía Nacional comenzó a rastrear el origen del ruido. Muy pronto el origen del ruido los llevó hasta el propio aeropuerto de Palma de Mallorca – Son Sant Joan. Alertados por el hecho, la Guardia Civil del aeropuerto fue informada por la propia Policía Nacional de Mallorca, informando de inmediato también a los máximos responsables del aeropuerto mallorquín.

 

El avión hospital basado en Palma de Mallorca, un Beechcraft Be-200 Súper King Air (avión ambulancia que realiza los transportes de emergencia de equipos médicos y traslados sanitarios en operaciones HEMS) era el “culpable” del ruido. Fotógrafo: Iván Castro Palacios

El misterio había sido resuelto de principio a fin. El avión hospital basado en Palma de Mallorca, un Beechcraft Be-200 Súper King Air (avión ambulancia que realiza los transportes de emergencia de equipos médicos y traslados sanitarios en operaciones HEMS) era el «culpable» del ruido que se estaba generando en una de las cabeceras de una de las pistas del aeropuerto de Palma, dado que los turbohélices (como es en este caso) generan siempre más ruido que los aviones de turbina pura (aviones reactores para entendernos).

Finalmente los vecinos de Mallorca pudieron descansar tranquilos cuando el ruido cesó pero las grabaciones desde teléfonos móviles ya estaban inundando media isla con el misterioso hecho. Todos afirman que fue un ruido muy molesto y sostenido durante mucho tiempo. Llegaba incluso a oírse desde la costa.

En este enlace, se puede escuchar el ruido en el vídeo que uno de los vecinos pudo grabar con su teléfono https://www.ultimahora.es/sucesos/ultimas/2019/02/07/1056453/extrano-ruido-dejaba-dormir-vecinos-del-coll-rabassa.html 

Hay que recordar que uno de los ruidos que, a día de hoy, la ciencia todavía no consigue explicar (y mucho menos las autoridades de cualquier país) es el famoso y bautizado como el «Hum», un ruido de procedencia desconocida que hasta en España ha llegado a escucharse.

 

Alertados por el hecho, la Guardia Civil del aeropuerto fue informada por la propia Policía Nacional de Mallorca, informando de inmediato también a los máximos responsables del aeropuerto mallorquín.

Los que lo han oído alguna vez (cerca del 2% de la población), lo describen como una especie de lamento, un sonido de baja frecuencia que lleva escuchándose desde la pasada década de los años 60 en territorios tan dispares como Nuevo México, Canadá, Escocia o Nueva Zelanda, pero también hay recogidas grabaciones, por ejemplo, en Cádiz y en Sevilla. Muchos lo describen como el ruido de un motor lejano, como el de un camión al ralentí. El sonido puede llegar a ser obsesivo y no desaparece ni poniéndose tapones en los oídos.

Suele apreciarse mejor en el interior de las casas que al aire libre, en zonas rurales más que en grandes ciudades y la mayor parte de las personas que lo han oído alguna vez son de mediana edad. Podría tratarse de un «sonido psicológico«, algo que solo está dentro de nuestras cabezas, pero quienes lo han padecido aseguran que se trata de algo muy real. La mayor parte de las fuentes más obvias, como el tráfico, industrias cercanas o incluso el zumbido de los cables de alta tensión, han sido descartadas.

Podría ser también consecuencia de transmisiones militares por radio en frecuencias muy bajas. Algunos animales pueden percibir esta clase de frecuencias y saber, por ejemplo, que va a haber un terremoto. Puede que algunos humanos, sencillamente también tengan esa capacidad.

Afortunadamente un «misterio aéreo» resuelto rápidamente y en pocas horas. Hasta el próximo vuelo del misterio, amigos de lo enigmático….

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies, politica de privacidad y la aceptación de nuestra política de cookies, Política de privacidad pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies