El empresario que organizó el vuelo en el que murió Emiliano Sala, el 21 de Enero de 2019, ha sido declarado culpable. La culpabilidad viene por la falta de seguridad y así lo han sentenciado en el juicio celebrado este jueves 28 de Octubre de 2021. El avión aerotaxi Piper Malibú, donde murió el futbolista en el Canal de la Mancha, no iba pilotado por un piloto preparado. Tanto el futbolista como el piloto fallecieron en aquel accidente.

Bienvenidos a bordo, amigos de los misterios aéreos. Seguimos la actualidad de los casos comentados en mi blog e intentamos manteneros informados de la actualidad en torno a ellos. Llegan noticias desde Francia en este caso. El accidente aéreo en el que falleció Emiliano Sala, futbolista argentino, sigue generando novedades.

 

David Henderson, ex-oficial de la RAF, admitió ante el tribunal que temía una investigación sobre sus negocios. El fiscal Martin Goudie QC le acusó de ser «imprudente o negligente» al operar el avión, poniendo su negocio por encima de la seguridad de los pasajeros.

 

David Henderson fue condenado por un jurado del Tribunal de Cardiff por un veredicto mayoritario de 10 a 2 de la muerte de Emiliano Sala en la noche del 21 de Enero de 2019. El avión que le transportaba desde Nantes hacia Cardiff para cerrar su fichaje por este club se estrelló en aguas del Canal de la Mancha, matando también al piloto David Ibbotson.

El operador y empresario le había pedido a David Ibbotson que pilotara el avión ya que estaba de vacaciones con su esposa en París. Ibbotson, que volaba con regularidad para él, no tenía una licencia de piloto comercial ni una calificación para volar de noche en vuelo IFR instrumental. Además, su habilitación para volar el modelo de avión Piper Malibú monomotor había caducado.

 

El Juicio

 

El jurado era de 7 hombres y 5 mujeres. Tardó 7 horas y media en condenar a Henderson, operador de la aeronave. Gracias al juicio sabemos que, David Henderson, había organizado el vuelo con el agente de fútbol William ‘Willie’ McKay. Este jurado escuchó cómo, momentos después de descubrir que el avión se había estrellado, Henderson envió un SMS a varias personas pidiéndoles silencio y advirtiéndoles que «abrirían una lata de gusanos».

David Henderson, ex-oficial de la RAF, admitió ante el tribunal que temía una investigación sobre sus negocios, mientras que el fiscal Martin Goudie QC le acusó de ser «imprudente o negligente» al operar el avión, poniendo su negocio por encima de la seguridad de los pasajeros al usar una aeronave con pilotos no calificados ni competentes para esos vuelos.

 

El empresario que organizó el vuelo en el que murió Emiliano Sala, el 21 de Enero de 2019, ha sido declarado culpable por falta de seguridad en el juicio celebrado este jueves 28 de Octubre de 2021.

 

El empresario David Henderson ya había admitido un delito anteriormente en relación a sus aeronaves. El juez Foxton le otorgó la libertad bajo fianza para volver a ser sentenciado por ambos delitos el próximo 12 de Noviembre de 2021. El empresario se enfrenta a penas de 5 años de prisión por poner en peligro la aeronave y 2 años por el cargo menor.

 

La Acusación contra David Henderson

 

El abogado de la acusación, Martin Goudie, dijo al jurado que el caso involucraba 2 vuelos. Uno de Cardiff a Nantes el 19 de Enero y un vuelo de regreso a la capital de Gales el 21 de Enero. «Estos vuelos no fueron operados ni organizados por el amor del señor Henderson hacia el señor Emiliano Sala o hacia el Cardiff Football City Club. Se organizaron por interés económico, iba a recibir una buena cantidad de dinero a cambio de organizar y operar estos vuelos», señaló Goudie.

Henderson debía ser el piloto del Piper Malibú que transportaría a Emiliano Sala entre Nantes y Cardiff, donde jugaría las próximas temporadas en el Cardiff City. Sin embargo, se fue de vacaciones con su mujer a París desde la noche del 18 al 20 de Enero. 

 

David Ibbotson. Piloto Daltónico

 

El piloto del avión en el que iba el futbolista argentino Emiliano Sala y que se estrelló en el canal de la Mancha el 21 de Enero de 2019, provocando la muerte de los 2 hombres, no estaba autorizado para volar de noche.

El piloto, David Ibbotson, era daltoniano, lo que le impedía volar de noche y su licencia de piloto no tenía la autorización para vuelo nocturno (calificación IFR). El daltonismo es un grave defecto de la vista, que consiste en que la persona que lo sufre no percibe determinados colores o puede confundir algunos de los que se perciben.

El piloto del avión en el que iba Emiliano Sala y que se estrelló en el canal de la Mancha el 21 de Enero de 2019, provocando la muerte de los 2 hombres, no estaba autorizado para volar de noche.

La Autoridad británica de Aviación Civil (CAA) no confirmó esta información y señaló que «la investigación de la AAIB seguía en curso». La AAIB, Oficina Británica de Accidentes Aéreos, dijo que sus investigaciones «se seguían centrando en las licencias». La AAIB había establecido que el avión que transportaba a Emiliano Sala no estaba autorizado para efectuar vuelos comerciales.

El cuerpo de Emiliano Sala fue localizado a bordo de los restos del aparato, a 67 metros de profundidad, siendo recuperado el 7 de Febrero de 2020. El del piloto no ha sido hallado nunca.

 

CO2 a bordo. ¿Murieron envenenados?

 

Las pruebas de toxicología desvelaron que Emiliano Sala tenía un nivel de saturación de COHb (combinado de monóxido de carbono y hemoglobina) del 58%, según la AAIB británica. La exposición al CO2 puede provocar daños en el cerebro, corazón y sistema nervioso. Un nivel de COHb por encima del 50% se considera potencialmente letal, causando convulsiones, pérdida de conciencia o un ataque al corazón.

El informe del accidente recalca que por el modelo de avión, la cabina no está separada del resto del avión, por lo que considera probable que el piloto se viese afectado en cierta medida por esta exposición al CO2. Esto podría reducir o inhibir su habilidad para pilotar un avión dependiendo de esa exposición.

 

El cuerpo de Emiliano Sala fue localizado a bordo de los restos del aparato, a 67 metros de profundidad, siendo recuperado el 7 de Febrero de 2020. El del piloto no ha sido hallado nunca.

 

El informe advierte que un mal sellado de la cabina, o fugas en la calefacción y el sistema de ventilación del escape puede proporcionar vías para la entrada del CO2. La mejor protección para evitar este envenenamiento es evitar la exposición.

Estos peligrosos altos niveles de CO2 encontrados en el cuerpo de Emiliano Sala plantean muchas cuestiones de cara a las conclusiones finales. La manera en la que falleció será determinada por la investigación en su debido momento.

Las pruebas toxicológicas indican que el futbolista estuvo expuesto a una cantidad tan elevada del gas venenoso que esto le podría haber provocado un ataque al corazón o haberlo dejado inconsciente antes del impacto contra el agua.

 

Investigación sobre el CO2

 

Hay varios dispositivos disponibles que pueden alertar a los pilotos, visualmente o por sonidos, de la presencia de CO2. Estos dispositivos no son obligatorios en aeronaves bajo la Agencia de Seguridad Aérea de la Unión Europea (EASA) o la Administración Federal de Aviación (FAA). Pero pueden alertar a los pilotos o pasajeros sobre una potencial amenaza mortal, prosigue.

La AAIB está trabajando con los fabricantes de aviones y motores en EEUU para identificar por donde pudo ingresar el CO2 en la cabina de avión modelo Piper Malibú. Se continuarán investigando asuntos operativos, técnicos, organizativos pertinentes y factores humanos que podrían haber contribuido al accidente.

 

Tras descubrir que el avión se había estrellado, Henderson envió un SMS a varias personas diciéndoles que permanecieran en silencio advirtiéndoles que «abrirían una lata de gusanos».

 

El abogado de la familia del futbolista, Daniel Machover, pidió que los restos del avión, que están en el fondo del mar, sean recuperados. Piensa que es necesario realizar un análisis detallado del aparato y saber cómo los gases entraron en la cabina.

Seguiré de cerca cualquier novedad en este caso. Un abrazo, amigos de los misterios aéreos…